José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Salte de tu zona de confort
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Tu zona de confort comprende ese territorio interno tuyo que conoces bien y que te ha acompañado hasta ahora en tu vida. Es un lugar que pue...
Tu zona de confort comprende ese territorio interno tuyo que conoces bien y que te ha acompañado hasta ahora en tu vida. Es un lugar que puede ser grande o chico, modesto o lujoso, alegre o triste, no importa: es tu zona. En esta zona te sientes seguro y aunque a veces incómodo, es tu zona de “confort”, y su confort consiste en que la conoces, la dominas y la tienes bajo cierto control. Eso te da un apoyo para seguir la permanencia en ella. No hay novedades, ni retos. En tu territorio te sientes cobijado y se convierte en un lugar de protección, aunque a veces no sea agradable.

Riesgos

Tu zona de confort es un territorio necesario y bueno para ti. Sólo que se debe de tomar como un punto base o punto de partida. Es tu punto de referencia para tu vida y actividades. Hay una relación cercana con tus emociones y tus patrones mentales cotidianos.

Si permaneces mucho tiempo en esta zona, existen varios peligros que te pueden llevar a la parálisis. En tu círculo personal de confort, ya no hay creatividad, ni aprendizaje. Ya te lo sabes todo allí dentro. Dejas de innovar y tiendes a caer en la rutina que puede llevar a la flojera, al no hacer nada. Cambias la emoción y la proactividad, el buscar nuevas soluciones por la seguridad de la rutina, que en muchos casos ni siquiera es agradable o satisfactoria. Repites las mismas actividades, los mismos caminos, los mismos chistes y los mismos pensamientos, una y otra vez, sin cambio. Estás en la seguridad de una cárcel y conforme pasa el tiempo se vuelve más difícil salir.

Sal de la zona

Salir de la zona de confort en primer lugar significa que entras en la zona de riesgo. Sales a lo desconocido y esto te genera angustia y miedo. Te puede dar miedo buscar un nuevo y mejor trabajo, comprometerte para casarte, intimar con alguien, conocer a nuevas personas, hacer llamadas, ir de vacaciones a un lugar diferente. Sí, es incómodo salir de la zona. Es un reto nuevo, desconocido, que en un principio puede no gustarte nada. Tu cerebro primitivo te dice: “Huye”, “no lo hagas”, “la verdad no puedes con esto”, “esto no es para ti”, “regresa a la seguridad e tu zona de confort”, etc.

Si logras vencer este riesgo y el nuevo reto, los beneficios serán increíbles. Pero, aún si fracasas la primera vez, eso no quiere decir que valía la pena quedarse en la zona de confort, quiere decir que tienes muy poca práctica y requieres más intentos. El lanzarte a la aventura hará que tu valentía conecte con tu cerebro prefrontal que te provee de motivación para explorar qué hay afuera, la atención hacia tu entorno se agudiza, empiezas a aprender nuevas cosas, y aumentan las conexiones neuronales en tu cerebro. Las posibilidades son ilimitadas. Descubrirás que puedes construir y generar nuevas ideas con mucha facilidad, te vuelves más creativo. Unes unas ideas con otras y al final del día puedes regresar a tu zona de confort enriquecido.

Pasos de salida de tu zona

Te propongo algunas actividades para que des tus primeros pasos hacia el agrandamiento y embellecimiento de tu zona de confort. Tú puedes vencer estos retos. A continuación te doy varias ideas:
  • Recuerda los mensajes limitantes de tu infancia como: “tú no sabes”, “tú no puedes”, “tu hermano es mejor”, “como eres el chiquito, no alcanzas”, “rompes todo”, etc….rompe con estas ideas, ya no eres un niño. Descártalo mentalmente y a toda velocidad. Hoy, sí puedes.
  • Compra una planta y cuídala, o una mascota y cuídala. Sácala a pasear, háblale, juega con ella.
  • Sal a correr, o inscríbete en un gimnasio, relaciónate con otras personas.
  • Saluda a las personas que ves cotidianamente en tu barrio.
  • Estudia algo nuevo.
  • Asiste a alguna conferencia, o evento que te interese, y si no te interesa, igual ve.
  • Toma caminos diferentes para llegar a tu trabajo.
  • Busca algún pasatiempo para el fin de semana.
  • Sal a pasear a lugares nuevos.
  • Haz lo que quieras que sea diferente.
Amplía tu zona

Los beneficios son innumerables. Primeramente te potencializa como persona. Aprendes a aprender cosas nuevas y divertidas. Empiezas a darte cuenta que es relativamente fácil hacer actividades diferentes. Poco a poco vences el miedo y los retos. Tu zona se va ampliando y enriqueciendo con experiencias nuevas. Adquieres motivación y energía para emprender aventuras nuevas. Logras amistades y relaciones. Cada vez te mueves en un círculo más grande y ganas poder. Te sientes cómodo y las personas te aceptan y te hacen sentir bien. Tu territorio interno es más colorido y agradable. Tú agregas a diario un detalle que te fortalece.

Recuerda, la magia sólo ocurre fuera de la zona de confort, ¡lleva tu vida a ella!

Fuente: Estrategias en Programación Neurolingüistica

About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top