José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Cómo curar el duelo
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
¿Alguna vez ha pasado por la pena del duelo? No existe manera alguna de describir la magnitud del dolor que se siente tras la muerte de un s...
¿Alguna vez ha pasado por la pena del duelo? No existe manera alguna de describir la magnitud del dolor que se siente tras la muerte de un ser querido, pero si buscamos una definición es probable que digamos que el duelo es la reacción emocional, física y espiritual en respuesta a la muerte o una pérdida importante. 

La vida se detiene ante esa pérdida y, de pronto, todo parece carecer de sentido. El dolor se apodera de cada momento sin que podamos hacer mucho para mitigarlo. Ni los amigos, ni el exceso de trabajo, ni las salidas forzadas pueden curar la herida que abre la muerte. Si has perdido a un ser querido, es posible que pases por todo tipo de emociones como tristeza, preocupación, miedo, confusión, engaño, enojo, culpabilidad, depresión, agresividad, angustia o simplemente vacío o de aceptación y paz. (Se asume serenamente la ausencia. Comienza la persona a centrarse y vuelve a sus actividades cotidianas).

Tus emociones pueden ser más intensas o más profundas de lo habitual.
Las personas afectadas por la muerte de un ser querido presentan unos síntomas característicos y siguen una serie de etapas para la asunción de la pérdida. A veces se presentan dificultades añadidas que frenan el proceso y lo hacen aún más duro, pero esta sensación sobredimensionada de luto puede superarse con un planteamiento y apoyo adecuados.

. Para ello, lo primero es no fijarse plazos, sino vivir el presente. Este proceso psicológico seguirá su propio curso, dependiendo de la persona y del momento que vivía a la hora de sufrir la pérdida. En segundo lugar, es importante exteriorizar los sentimientos, es decir, no creer que si no se llora no se sufrirá. Muy por el contrario, no hay que cerrarse al dolor, pues tarde o temprano termina por explotar, afectando tu cuerpo y mente. Además, en esta terapia, es esencial mantener los espacios personales, y respetar esa privacidad. Así, si quieres estar sola y llorar hasta secar tus ojos, debes ser respetada por ello. Finalmente, recurre a todos los recursos necesarios que te ayuden a convivir con tu dolor, ya sea a través de psicoterapias, grupos de apoyo, pastorales, literatura, etcétera.

• Una buena medicina para curarnos del duelo es apoyarnos en las personas que nos rodean. Es necesario buscar a las que mejor pueden ayudarnos, que siempre son las que tienen la posibilidad de escuchar el dolor sin asustarse o intentar callarte. 

• En todas las familias hay muertos porque todos tenemos antepasados.
Pensar en los que ya no están puede ayudarnos a reconsiderar la  relación que mantenemos con los que tenemos cerca. Para los  cristianos la fe en Dios es la única dosis que podemos tomar para
superar el dolor, cuando no tenia fe muchas veces me pregunté ¿por qué aquellos que se decían ser tan cristiano a penas si lloraban un ser querido cuando morían?, pero hoy si puedo entender esa razón. La fe en Dios y saber que solo él sabe porqué ocurren las cosas, y que debo agradecer su voluntad; Porque sólo Dios nos da la conformidad; para que con el tiempo recordemos nuestros seres queridos con amor y alegría.
Desconozco a su autor

About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top