José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: No permitas que te gane la adrenalina
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Todas hemos vivido alguna vez una escena con nuestra pareja, ya sea en la calle o en casa, y de la que estamos arrepentidas, pues a veces...
Todas hemos vivido alguna vez una escena con nuestra pareja, ya sea en la calle o en casa, y de la que estamos arrepentidas, pues a veces cuando dejamos que la adrenalina o el disgusto nos ganen, las cosas se pueden poner muy feas.

Si bien muchas discusiones en pareja llegan en momentos inesperados, lo mejor es tener la madurez para controlarnos y no tener este tipo de peleas donde se nos ocurra, pues además de quedar en ridículo, podemos sufrir algún accidente.

En esta edición te sugerimos los lugares donde debes evitar las peleas de pareja.

EN EL AUTO

Aún no sé por qué es el lugar favorito para discutir es el auto, quizá porque al subirnos todo se llena de silencio y no podemos contenernos más; aun así, discutir en el auto es muy mala idea, principalmente porque estamos conduciendo y no estamos concentrándonos en lo que deberíamos, es decir, el camino, por lo que una pelea en el auto puede llevar a un accidente.

Hay personas que acostumbran orillarse donde quiera que vayan para seguir discutiendo, esto quizá minimice un poco la probabilidad de accidente manejando, pero nos sigue exponiendo a otras cosas como ser asaltados o que otro carro impacte.

EN CASA DE LOS PADRES

Sí, lo sé, tratar con la familia política puede ser muy desgastante, aun así debemos poner todo nuestro empeño para no hacer una escena en casa de los suegros o en la de los propios padres. No hay nada más incómodo que discutir enfrente de otras personas, más aún si son familiares.

Además, si llegas a arreglar el asunto después con tu pareja, la “familia” ya tiene prejuicios o comienzan las burlas. No se trata de fingir estar siempre bien, pero sí hay que saber el momento y el lugar para arreglar los problemas de pareja.

EN PRESENCIA DE LOS NIÑOS

A veces los adultos creen que por ser niños no entienden lo que está pasando, pero hasta un bebé presiente los gritos. Si ya tienes hijos, tómate un tiempo junto a tu pareja para arreglar los problemas una vez que los niños hayan dormido o no estén.

EN LUGARES PÚBLICOS

Quién no se ha peleado en un restaurant, el cine o hasta un parque? Es algo que honestamente me pasaba mucho, hasta que entendí que la gente no tiene por qué enterarse de mis problemas.

Discutir, gritarse, pelear o hasta terminar una relación en un lugar público es algo que las parejas hacemos mucho. Sin embargo, ponte a pensar que sólo te hace ver mal a ti; si es un lugar al que acudes a menudo y vuelves a pasar puedes sentirte incómoda o hasta puedes quedar expuesta ante alguna persona con malas intenciones si te encuentra vulnerable.

POR TELÉFONO

Peleas por teléfono, ¿quién no las ha tenido? A veces nuestro enojo o necesidad por obtener una respuesta nos dicta hacer esa llamada telefónica que casi siempre llega en mal momento. Si tú eres quien llama a tu pareja enojada, no sabes si él está ocupado, va manejando o no puede atender el teléfono y esto sólo te frustrará más y viceversa. Por ello debemos procurar pensar las cosas dos veces y relajarnos antes de iniciar una discusión; si somos quienes recibimos la llamada, igualmente no dejarnos provocar y con madurez invitar a la otra persona a hablarlo en el momento justo.

Recuerda siempre el dicho: “nunca te vayas enojado porque no sabes si volverás”. Enojarse con la pareja es el pan de cada día en las relaciones, pero hay que saber cómo afrontar la situación.

Las discusiones siempre existirán, pero está en nosotros poder solucionarlas de manera madura comenzando por cuidar el lugar en el que discutimos. Intenta hacer las paces.

Fuente: El amor lo mas dulce

About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top