José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Los koalas, al borde de la extinción
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Los koalas son adorables. Es difícil no enamorarse de su preciosa estampa, con esa mirada entre dormilona y tierna, dormitando durante...


Los koalas son adorables. Es difícil no enamorarse de su preciosa estampa, con esa mirada entre dormilona y tierna, dormitando durante horas, siempre abrazados a los árboles… No en vano, ocuparon el top ten en simpatía animal en 2014, y enamorar a primera vista es una de sus grandes especialidades.

Lo cierto es que hay que hacer un esfuerzo para no creer que son auténticos peluches. Una realidad casi encantada que tiene poco de idílica, pues tras ella se esconde un auténtico drama que los pone contra las cuerdas.


Pese a ser uno de los animales más representativos de Australia, por otra parte, están llegando a un punto de no retorno por esta reducción de su hábitat, fundamentalmente el este del país. Una ubicación que se debe a la mayor cantidad de eucaliptos, el árbol que constituye para ellos refugio y fuente de alimento.

Sin hogar: el drama de la deforestación

En anteriores posts nos hemos hecho eco del grave problema que supone para la especie la deforestación, junto con otros no menos perjudiciales, como son los incendios forestales, cada vez más frecuentes por el cambio climático. Asímismo, otra causa de la deforestación, que se suma al avance imparable de la urbanización y a distintas actividades que se comen el bosque, principalmente la agricultura y la minería


La importancia de concienciar

La ONG Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) ha decidido implicarse de lleno en la defensa del koala. Entre otras iniciativas, como la realización de estudios para conocer mejor la problemática y ayudar a su conservación, ha lanzado una campaña para sensibilizar sobre la terrible situación en la que se encuentran los koalas.

Un estudio llevado a cabo por WWF y Christine Adams-Hosking, investigadora de la Universidad de Queensland, concluye que se trata de una especie sometida a una gran presión, que no soportará de no cambiar las cosas. Una necesidad que exige atacar distintos problemas, bien reduciendo su incidencia o trasladando a los animales a otra ubicación para evitar su extinción a la desesperada.


“Depende de la presión a la que estén expuestos, pero en algunas áreas los koalas estarían al borde de la desaparición en unos 20 años si se sigue arrasando sus hábitats”, explica la experta.

El trabajo, por otra parte, no considera que la reubicación sea una opción, ya que existe un elevado riesgo de que el intento resulte fallido. Entre otras razones, porque en el transcurso del viaje muchos de los koalas podrían contraer enfermedades e incluso morir, ya sea atropellados por vehículos o capturados por otros animales salvajes.


Además, la adaptación podría no resultar y acabar acelerándose el final de esta especie amenazada, cada vez más cerca de la extinción.

Así le afecta el cambio climático

Otro de los problemas que enfrenta el koala es el aumento de las temperaturas aparejado al calentamiento global. En concreto, ha sido la reducción de precipitaciones en el país lo que lo ha llevado a beber más agua.

Hasta ahora, el koala bebía agua de forma excepcional, pues logran hidratarse suficientemente a través de las hojas del eucalipto. Comerlas bastaba, pero ahora las hojas están secándose y el cambio climático trae eventos extremos, muchos de ellos en forma de olas de calor y sequía.

Un panorama poco alentador, que agrava la ya de por sí difícil tesitura que atraviesa la especie. En este caso, sin embargo, puede reaccionar buscando agua para suplir esta carencia, razón por la que estos marsupiales están bebiendo de forma cada vez más habitual.


En efecto, el hecho de que estén viéndose obligados a “beber más agua que nunca” o a sufrir las consecuencias en forma de enfermedades, según explica científica de la Universidad de Sidney Valentina Mella, es solo uno de sus retos de supervivencia.

Depender de los árboles para alimentarse (comer y beber), refugiarse y, en fin, vivir, significa que sin ellos tienen los días contados. Sobre todo, además, habida cuenta de que pasan la mayor parte del día comiendo y durmiendo, agarrados a sus troncos.

“Los koalas son especialmente vulnerables al cambio climático puesto que dependen exclusivamente de los árboles”, explica. Por lo tanto, si su hábitat lo sufre y queda diezmado o seco, ellos son igualmente sus víctimas.

Para facilitarles el acceso al agua, grupos conservacionistas están creando fuentes especiales para ellos, junto a las que instalaron unas cámaras que permitieron comprobar su mayor dependencia del agua, tanto en verano como en invierno.


La colocación de fuentes es un problema menor frente a la que se avecina si continúa la tala de árboles. Sencillamente, porque los koalas se quedan sin lugar en el mundo, condenados a la extinción.

Actualmente ya son muchos los ejemplares que se encuentran completamente perdidos, vagando sin rumbo, expulsados de un hogar que, por otro lado, ha dejado de existir bajo la implacable sierra mecánica. Resulta conmovedor, a la par que indignante, ver koalas abrazados a un poste de la luz o a una farola, pongamos por caso, a falta de árboles.

Las cifras hablan por sí solas. En los estados de Queensland y Nueva Gales del Sur, donde habitan los koalas, la tala de árboles mermó entre un 53 y 26 por ciento la población de koalas, según datos de la ONG WWF. En particular, se señala como ubicación más grave del sur de Queensland, donde entre 2013 y 2015 se calcula que han muerto alrededor de 17 koalas en un área de apenas 40 metros cuadrados.

Adopta un koala

Si quieres contribuir con la causa, puedes adoptar un koala a través de su página web (donate.wwf.org.au/campaigns/adopt-a-koala/), incluyendo peluche y certificado de adopción. De acuerdo con la última actualización de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la población del koala disminuye, una especie catalogada como especie vulnerable desde 2015.

Ana Isan

About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top