José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Hurgando en la intimidad ajena por Merlina Meiler
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Me han consultado varias veces con la misma inquietud: ¿está bien leer los correos electrónicos, ingresar al perfil de Facebook para compro...
Me han consultado varias veces con la misma inquietud: ¿está bien leer los correos electrónicos, ingresar al perfil de Facebook para comprobar los mensajes que no son públicos o “echarle un vistazo” al teléfono de tu pareja?

La excusa es siempre la misma: si no tiene nada que ocultar, ¿cuál es el problema?

Se suma lo que muchos sostienen: “no tiene que haber secretos en la pareja”…

Mi punto de vista es claro:

Respeta el derecho a la privacidad de quien tienes al lado, y exige que el tuyo tampoco sea vulnerado.

Que tu compañero te dé carta blanca para ingresar en su área reservada no tiene por qué obligarte a ti a corresponderle de igual modo, si lo sientes como una intromisión.

Cada uno tiene que tener sus propios espacios individuales, y el del celular, el mail o cualquier otro ámbito que solo le concierne a otros debería mantenerse así.

La excepción sería, por supuesto, que te pidan expresamente un favor, tal como, “¿le enviarías un WhatsApp a mi primo desde mi celular para ver a qué hora vamos el sábado a la noche?”

Estar pendiente de los mensajes del otro e inventar artilugios para obtener contraseñas o esperar sigilosamente la oportunidad de que se olvide los correos electrónicos abiertos o el teléfono sin clave para hurgar en busca de alguna señal me parece una demostración clara de inseguridad.

Si este es el caso, pregúntate qué actitudes del otro te están llevando a tener este comportamiento.

¿Eres celoso siempre y ves en este modus operandi una forma de descargar tu ansiedad o de dar rienda suelta a tu necesidad de control?

¿Piensas que así estarás exento de situaciones desagradables? Piensa, por unos momentos, lo poco consistente que es esta premisa.

¿Te das cuenta que puedes malinterpretar algo que halles y que esto te puede hacer sufrir más de lo que imaginas?

Si tienes alguna duda, plantéala abiertamente.

No hay nada que justifique avasallar la intimidad en pos de problemas intra o interpersonales no resueltos.

Pero vivir esperando el momento apropiado para inmiscuirte en el ámbito interno de otro es, sencillamente, nocivo para tu salud y para tu equilibrio emocional.

Fuente: 


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top