José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: A terapia los papás antes que los niños
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Es frecuente que cuando me presento en cursos o conferencias, durante los espacios de café o al final de la jornada, se acerquen a mí hombr...
Es frecuente que cuando me presento en cursos o conferencias, durante los espacios de café o al final de la jornada, se acerquen a mí hombres y mujeres que comentan lo mucho que están aprendiendo con el programa, y me preguntan si ofrezco el mismo adecuado a niños o adolescentes.

Inicialmente agradezco su cumplido, y después les pregunto ¿Para qué quieres que tus hijos aprendan esto?

Cuando me responden que quieren compartir con ellos herramientas para la vida, me quedo tranquilo; pero lamentablemente esa no es la respuesta más común.

Lo que casi siempre sucede es que los padres quieren enviar a sus hijos a terapia para que puedan "resolver sus problemas" refiriéndose a asuntos como bajo rendimiento escolar, conducta agresiva, apatía, timidez, acoso y muchos otros síntomas.

En estos casos les invito a recordar que los hijos son el reflejo de la familia completa, y que con mucha frecuencia actúan los asuntos no resueltos de los padres. Por esa razón el camino más adecuado para abordar las problemáticas familiares es: Ir a terapia, primero los papás y luego los hijos, si todavía fuera necesario.

No es tan simple como parece

Hasta aquí el proceso se antoja lógico y sencillo de abordar. Sin embargo el paso siguiente es con frecuencia el más difícil, porque aunque mis interlocutores parecen estar de acuerdo con lo que comento, es evidente que el encanto se esfuma tan pronto saben que es a ellos y no a sus hijos, a quienes los toca hacer frente a los asuntos familiares que se reflejan en síntomas concretos.

Es muy importante entender que la dificultad del proceso no se relaciona con la capacidad de entender la idea, sino con las acciones concretas para ponerla en práctica, porque si bien es cierto que todos parecen estar de acuerdo con el planteamiento, la realidad es que el porcentaje de padres que decide comenzar un proceso de crecimiento es pequeño, y como es natural, la mayoría de las familias, van posponiendo los procesos y dejando los "problemas" desatendidos.

La reflexión

Si tú que me lees te has descubierto queriendo enviar a tus hijos pequeños a cursos, talleres o terapia porque "tienen problemas" puede ser de mucha utilidad que comiences trabajando en ti, porque es altamente probable que cuando tú mejores, tus hijos lo hagan por consecuencia.

Esto, en el fondo es tomar la madurez necesaria como padres y madres, evitando endosar a los hijos, los asuntos familiares para que ellos se hagan cargo.

Psicoterapeuta Jorge Martinez


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top