José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: “Violentómetro”, para saber si tu galán es agresivo
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Porque todo varón que agrede a su pareja pierde su encanto, aquí te presentamos una guía completa para averiguar si tu hombre es violento...
Porque todo varón que agrede a su pareja pierde su encanto, aquí te presentamos una guía completa para averiguar si tu hombre es violento

Golpes, empujones, lesiones físicas o declaraciones como “¡no sirves para nada!”, “¡eres una tonta!”, o “¡calladita te ves más bonita!”, son frases y actitudes que muchas escuchan con frecuencia dentro de su relación de pareja. Sin embargo, son muestras de violencia por parte de hombres que aunque en ocasiones pueden ser sumamente atractivos, deben eliminarse para beneficio de la relación, y seguridad (física y emocional) de la mujer.

De la mano de un... ¿verdugo?

Acabar con este tipo de agresiones puede y debe comenzar desde el noviazgo. Por ello, es importante que identifiques los rasgos que, en términos generales, distinguen a un hombre violento.

Toma papel y lápiz y anota un punto por cada conducta que identifiques afirmativamente en tu pareja:
  • Mantiene creencias basadas en viejos mitos culturales acerca de la superioridad masculina e inferioridad femenina.
  • Difícilmente expresa sus sentimientos, pues considera esta actitud signo de debilidad, en consecuencia, resuelve los conflictos de la única manera que conoce: con violencia.
  • Supone que su (baja) autoestima está amenazada por la conducta de su pareja, por lo que busca “protegerse” mediante la fuerza.
  • Justifica su actitud argumentando que la mujer provoca las agresiones, ante lo cual él “jamás” puede controlarse. En síntesis, ella es culpable y “merece” ese trato.
  • Vive emocionalmente aislado, es decir, no tiene con quién hablar de sus problemas o sentimientos, por lo que sus “amigos” lo conocen de manera superficial.
  • Difícilmente pide ayuda para resolver sus problemas, ya que es incapaz de reconocer la responsabilidad de sus actos.
  • Muestra actitud autoritaria que en el fondo oculta enorme debilidad.
  • En público suele ser amigable y cordial, pero su comportamiento en privado es totalmente opuesto, por ello sus amigos creen que su novia exagera cuando se queja de él.
  • Manipula a los demás con gran facilidad, de manera que ante sus amistades aparece como víctima de los caprichos de la mujer.
Si a tu lado tienes a alguien que cumple con una o varias de las características señaladas, debes valorar si están dispuestos a remediar la situación juntos, o bien, meditar si lo mejor es terminar la relación.

Remediar el problema o ¡huir!

La violencia contra la mujer puede manifestarse a partir de conductas aparentemente inofensivas, o tener consecuencia fatales. Desde bromas hirientes, chantaje, engaño, “ley del hielo”, celos, ofensas en público y amenazas por parte del hombre, hasta controlar a su pareja con ciertas actitudes, destruir sus artículos personales, o bien, darle pellizcos y bofetadas, patearla o encerrarla (aislarla) de los demás, son rasgos que definen el perfil del agresor, y constituyen los motivos por los que la mujer debe tomar la decisión de reaccionar y alejarse de él.

En casos más preocupantes, la conducta del hombre puede incluir amenazas con objetos o armas, abuso sexual, violación, mutilación y (en la última y más grave etapa) asesinato.

Por todo esto, toma en cuenta lo siguiente:
  • Es importante reconocer, primero, si eres víctima de agresión y qué tan grave es tu situación (para conocerla también puedes contestar el test para chavas que ofrece el Instituto Nacional de las Mujeres).
  • Si tu pareja está usando cada vez más la violencia para resolver cualquier conflicto y la tensión ha empezado a acumularse, es probable que se agrave en el futuro.
  • Cuando los actos violentos se dan bajo cualquier pretexto, son cada vez más frecuentes e intensos, y después de la agresión, él intenta remediar el daño, te pide perdón y promete que no volverá a ocurrir, las probabilidades de que esto se repita son elevadas. Quizá sientas miedo y vergüenza por lo que pasas, y abrigues la esperanza de que cambiará. Sin embargo, por tu seguridad, es mejor buscar ayuda.
Si el panorama es aún más complicado, es decir, la violencia es el pan de cada día, es urgente que te pongas a salvo y recibas ayuda especializada inmediatamente. Tu vida está en peligro, por tanto, no te expongas, de lo contrario, tu salud física y/o mental puede quedar severamente dañada.

Laura Ruiz
Fuente: Salud y Medicinas


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top