José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Desintoxicación emocional
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Todos tenemos sentimientos que nos afectan, causados por el enojo, la depresión y el aturdimiento que desencadenan y terminan afectando nue...
Todos tenemos sentimientos que nos afectan, causados por el enojo, la depresión y el aturdimiento que desencadenan y terminan afectando nuestra productividad, tanto las relaciones personales como nuestro peso o nuestro trabajo incluso. Asiduamente lo que hacemos es buscar soluciones rápidas a esos problemas, pero esto indudablemente fallará, ¿ qué hacemos entonces? Muy sencillo, desintoxicarnos emocionalmente. Veamos cómo…

Generalmente permanecemos presos en los fallos del pasado y guardamos demasiados resentimientos de los cuales no nos podemos deshacer fácilmente. Eso de quedarse fijos en el pasado suele ser más habitual de lo que nos creemos, pero sólo es un estorbo que no hace otra cosa que lastimar nuestro cuerpo, alma y mente.

El que estemos enfadados y confusos puede ocasionar que tengamos trastornos nerviosos, incluso puede ocasionar daños en el sistema cardiovascular, nervioso y problemas digestivos.

Es muy difícil deshacernos de los sentimientos negativos, pero es que es la única manera de liberarnos de esa carga tan indeseable que tenemos.

Antes de irse a dormir por la noche, deja todos los problemas atrás, no le des importancia a nada, sólo prepárate para descansar y recargar energías para la nueva jornada que está por llegar.

Hay momentos de la vida que no son nada fáciles de afrontar ni olvidar, como un despido laboral o un divorcio, es en estos momentos que necesitamos desintoxicarnos. Para esto no hace falta un gran esfuerzo, cierto es que los problemas casi se resuelven solos, lo único que tenemos que hacer para que no nos resulte algo pesado aburrido es marcarnos un tiempo, evidentemente un divorcio no se resuelve en dos días, pero puede ser el inicio para empezar con nuestro cambio.

Sabemos de sobra que todo el tiempo que perdemos buscando los defectos y fallos de lo demás es el mismo que perdemos en olvidar los propios. Olvídate de todo eso, no juzgues a los demás, ni pretendas cambiarlos, pues es imposible que nosotros hagamos nada por ello. Hazte a la idea de que las cosas malas le pueden ocurrir a cualquiera, tómate las cosas como un punto de reflexión, algo que necesitas para tu desarrollo personal. Piensa en los problemas como si le estuvieran ocurriendo a otra persona, no como si fuera contigo, así te será más fácil y no te afectará tanto.

Aquí te damos unos pequeños consejos que esperamos que te ayuden:
  • AUTOREGISTRO. Habla con alguien y exprésale cómo te sientes, o escribe tus sentimientos, explica detalladamente tu estado de ánimo y las posibles soluciones que podrías tener respecto a ese problema. No tengas miedo, eres tú, ¿ te tienes miedo a ti mismo?
  • ESCUCHA TU CUERPO. Presta atención a tu cuerpo y a lo que pasa cada vez que estás nervioso, sabrás cómo reaccionar cada vez que te ocurran y te ayudarás a llevar mejor los errores a través de éstas señales.
  • DEDÍCATE UN RATO. Regálate cada día un tiempo en el que hagas lo que realmente te guste hacer, y que habías ido dejando de lado, ya sea leer, escuchar música…, volverás a ser consciente de tus emociones.
  • INVÉNTATE UN MÉTODO PARA DESCARGARSE. Mucha gente tiene algún método que le ayuda a liberarse, hay quien se imagina que mete los problemas en un bote que cierra fuertemente y los tira tan lejos que no puede ver dónde cae; otras personas imaginan tirarlos en medio del mar. Si por vergüenza no te atreves a hacerlo, haz que intervenga algún amigo.
  • PRÉMIATE. Solemos olvidarnos a nosotros mismos. Date un gusto, regálate alguna cosa de vez en cuando, una sesión de spa, ropa nueva… cualquier cosa que sea para ti y te haga sentir bien.
Concluyendo, dale a los problemas solamente la importancia que merece. No pierdas el tiempo intentando arreglar cosas que no están a tu alcance y que son ajenas a ti. Igualmente cada vez que tus emociones salten, no las contengas, escúchalas, déjalas brotar.

Confía en tu corazón, y si los mares se incendian y vives con amor
hasta las estrellas se moverán al contrario
Vanessa Arjona



About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top