José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Papá, quiero ser como tu
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Mi hijo nació como todos los niños, de una manera normal. No pude estar presente porque tenía que viajar, por una serie de compromisos de...
Mi hijo nació como todos los niños, de una manera normal.
No pude estar presente porque tenía que viajar, por una serie de compromisos de trabajo.
En mi ausencia, aprendió a comer, a caminar, a hablar y a correr de una manera sorprendente.

¡Cómo pasa el tiempo! ¡Mi hijo creció tan rápido!

Siempre me decía: “PAPÁ ALGÚN DÍA VOY A SER COMO TÚ”

Al ausentarme me preguntaba: ¿Papá cuándo regresas a casa?

Yo contestaba:
“No lo sé hijo, muy pronto pero cuando regrese jugaremos juntos, ya lo verás”

Cuando cumplió los 10 años me dijo: 
“Papá, gracias por la pelota que me regalaste”. ¿Quieres jugar conmigo?
“Hoy no hijo, tengo mucho que hacer”.
“Está bien papá, será otro día”, y se fue corriendo.
Repetía siempre: “YO QUIERO SER COMO MI PAPÁ”

Mi hijo terminó la universidad, al verlo todo un hombre le dije.
Estoy muy orgulloso de ti. Siéntate hablemos un poco, él me respondió:
“Hoy no, papá, tengo muchos compromisos, por favor préstame tu automóvil para visitar algunos amigos”.

Cuando me jubilé, mi hijo vivía en otro lugar, lo llamé por teléfono emocionado y le dije: 
“Hola hijito, quiero verte”. Su respuesta fue:
“Cómo me encantaría padre, pero no tengo tiempo, tú sabes los compromisos, el trabajo, los niños...”.
Pero gracias por llamar, fue hermoso oír tu voz.
Al colgar el teléfono me di cuenta que en verdad mi hijo había cumplido su promesa “ERA COMO YO”.

Quise rectificar pero ya era demasiado tarde.
disfrutemos de nuestros hijos, mientras podamos
porque el tiempo avanza, ¡mas no retroceder!

"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías, mientras aguardan la gran Felicidad, que quien sabe si llegue".

Un papá ausente en la vida de un hijo constantemente, demasiado tarde quiere recuperar el tiempo perdido y sin embargo se encuentra simplemente la semilla que sembró en esos años. 

Posiblemente ya tienes hijos o los tendrás en el futuro.
"Todo lo que tu siembres en esta vida, tus hijos lo recogerán mañana”.
El Señor te dio la responsabilidad de amarlos, enseñarlos, y guiarlos por los buenos caminos, dales todo tu amor, comprensión y tu tiempo.

Desconozco a su autor


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top