José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: La risa: una buena medicina
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
En esos sábados o domingos familiares tan exquisitos en donde uno se relaja, cuenta historias, hace bromas y trae a la mesa recuerdos que u...
En esos sábados o domingos familiares tan exquisitos en donde uno se relaja, cuenta historias, hace bromas y trae a la mesa recuerdos que unen y nos hacen disfrutar, uno de los nietos de la familia hace una broma y todos sueltan la carcajada, menos la abuelita, quien reprime la risa y parece introyectarla, es decir, reírse hacia adentro. El nieto le dice: "Abuelita, ¡saca el gozo!" La abuelita comienza a reír con libertad porque se da cuenta de la observación de su nieto y deja salir alegremente esa risa a carcajadas de la niña libre que lleva dentro y que de pronto ha surgido otra vez.

Comencemos conversando sobre qué es la risa

La risa es una función biológica necesaria para mantener el bienestar físico y mental. Es una magnifica forma de lograr relajación y abrir nuestra capacidad de sentir y amar.

Partiendo de este concepto, sería muy bueno tomar en cuenta todos los beneficios que nos brinda la risa tanto al cuerpo, al alma y también a la belleza. Por eso, estoy segura de que después de haber leído este articulo, usted se dará permiso para reír mas frecuentemente y, así como dijo el niño de la historia, se dará la oportunidad de ¡sacar el gozo!

¿Sabía usted que la risa es una buena medicina? Pues bien, le comento que el buen humor y la risa generan resultados fisiológicos positivos.

Según el Dr. William Fry, la risa es beneficiosa en los siguientes aspectos:
  • Es un ejercicio tan bueno como correr, nadar, remar y trotar
  • Incrementa el ritmo cardiaco
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Hace trabajar los musculos de la cara y del estómago
  • Revitaliza, es decir que brinda una buena limpieza al sistema completo, es como darse un masaje interno
  • Ya que la risa es terapéutica, en algunos hospitales (como el John Hopkins) pasan por circuito cerrado de televisión programas como la cámara escondida, Los Tres Chiflados y otros programas cómicos. En el hospital católico de Texas las religiosas diariamente relatan cuentos graciosos a sus pacientes para ayudarles a sentirse mejor.
Aquí en Guatemala existe un programa con el nombre Risitas, formado por jóvenes inspirados en estos conceptos de llevar alegría y hacer reír a los pacientes de los hospitales para aliviar el dolor. Esto es porque cuando uno se ríe se produce cierto grado de anestesia, entonces se deja de pensar en el dolor y ya no siente tanto porque la atención ha sido dirigida hacia otra cosa. También ayuda a cambiar de actitud, algo así como un amortiguador que absorbe los golpes o tensiones de la vida. Además incrementa la producción de endorfinas, que son los analgésicos naturales cuerpo.

También a nivel psicológico la risa tiene grandes beneficios ya que si nuestro cuerpo manifiesta felicidad, nuestra mente se pondrá en escena coherentemente, moviéndose y proyectándose en toda su plenitud como una persona feliz. Además, la risa nos lleva a un estado mental positivo, nos ayuda a ser más extrovertidos, produce algo así como una barrera a los pensamientos negativos y aumenta la autoestima. Cuando nos reímos en familia, se establecen vínculos más cercanos entre los miembros y se crea más confianza; se hacen recuerdos que nuestros hijos se llevarán para toda la vida y que seguramente contarán a sus hijos, recuerdos inolvidables que se transfieren de generación en generación.

La risa es sumamente importante en el campo de la educación, pues toda destreza que se aprende requiere de un campo de acción en donde habrá un margen de ensayo y error. Cuando el niño se ríe de sus errores, esto lo anima a volver a intentarlo, lo hace aprender en un clima de mayor confianza; se siente más cercano a su maestro, por lo que se establece una comunicación más abierta, y le ayuda a socializar con sus pares.

En el campo social la risa es la puerta que abrimos para que alguien se acerque a nosotros, es algo así como un boleto de entrada a nuestro mundo. Hace que se perciba una sensación de relajación al estar con alguien que ríe, las personas se sienten agradecidas por ese momento de risa que comparten. La risa tiene un gran poder para unir a las personas y para unir a un grupo. Por eso es que se dice que la distancia más corta entre dos personas es la sonrisa.

Y -por favor- no olvide de reírse de usted mismo cuando no encuentre las llaves y las tenga en sus manos... en lugar de irritarse, ríase. Cuando busque sus lentes oscuros y los tenga en la cabeza como una diadema, también ríase. Cuando se equivoque al decir una palabra por otra, ¡vuélvase a reír! Reírse de uno mismo hace que la vida se vea desde otra perspectiva, hace que usted no se tome tan en serio a usted mismo, pues reírse de uno mismo es sacar al niño que usted y todos llevamos dentro, además de ser una postura sana ante la vida.

Lo invito nuevamente a poner en práctica la sabia sugerencia del niño a su abuelita, es decir a "¡sacar el gozo!" Además, lo invito a probar la forma de hacerlo para que disfrute de todos sus beneficios: "Ríase con ganas, con la boca, con los ojos, con el cuerpo y con el alma".

Claudia Cuyún
Psicología Familiar y de Adolescentes
Terapeuta en Audición y Lenguaje
Licda. Psicología Clínica


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top