José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Encontrar el lado positivo de las cosas
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
La alegría o tristeza se asocian por lo general a un hecho externo, como lograr un buen trabajo o conquistar al hombre o mujer de los sue...
La alegría o tristeza se asocian por lo general a un hecho externo, como lograr un buen trabajo o conquistar al hombre o mujer de los sueños.

A pesar de esto, la felicidad depende de cada persona porque aunque los resultados no sean los que se esperan es posible estar contento igual

Los buenos resultados tienen un valor relativo y un valor absoluto, y esto aflige nuestra felicidad, una persona que obtiene lo que busca está contenta. Alguien que no logra obtener lo que quería realmente quizás se sienta desilusionado al principio pero luego puede recapacitar, ver las cosas de una forma más alegre y así encontrar la satisfacción.

Felicidad:
Cuando una persona gana algo siempre es una experiencia positiva. Pero si existe un efecto negativo, esto motiva a las personas a racionalizar, observar las cosas desde una nueva perspectiva y encontrar una manera de ser felices.

Optimismo para vivir mejor:
Buscar el lado positivo de las cosas nos ayudara a sentirnos mejor, hace aflorar los sentimientos de bienestar y proporciona además fuerza y energía para enfrentarnos a las situaciones difíciles. Reparar en las cosas buenas de la vida es una actitud, que puede ser cultivada y trabajada.

Cuando percibimos algo como negativo, dudemos de ese pensamiento, debe haber algún modo de hallar algo positivo a la situación o a relativizar su gravedad.

Cuando estemos atrapados en un callejón sin salida, no reaccionemos rápidamente. Detengámonos, reflexionemos y busquemos otras alternativas.

Hacer un inventario de todo lo bueno que tenemos y recordar cuántas personas están peor que nosotros.

Escuchemos a quienes nos aman y nos valoran tal y como somos.
Tengamos pensamientos constructivos: “quiero”, “puedo”, “soy capaz”.
No aceptemos pensamientos como “a mis años no puedo cambiar”.

Aceptemos nuestros errores, ya que quien se equivoca está vivo de verdad. Los que nunca se equivocan, cometen la mayor de las equivocaciones porque no asumen riesgos: consciente o inconscientemente, se han rendido.

Las dificultades son oportunidades que nos presenta la vida para poder fortalecernos y de esas batallas saldremos reforzados y con una autoestima mayor.

Fuente:
http://www.creceroperecer.com

About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top