José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Bullying o acoso escolar
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
El bullying, el maltrato, el abuso, la intimidación o el acoso escolar, no es nuevo. Siempre ha existido el poder que ejercen unos alumnos ...
El bullying, el maltrato, el abuso, la intimidación o el acoso escolar, no es nuevo. Siempre ha existido el poder que ejercen unos alumnos sobre otros más débiles, pero actualmente este fenómeno sucede con más frecuencia y está teniendo consecuencias cada vez más graves.

Qué es el bullying

El acoso escolar o bullying es un fenómeno en el que un o varios alumnos ejercen maltrato físico y/o psicológico deliberado, intencionado, repetitivo y continuado hacia otro niño con el objetivo de someterlo, asustarlo y hacerle daño, con la finalidad de obtener un resultado favorable (vengarse, obtener reconocimiento de otros…), o para satisfacer la necesidad de agredir y destruir, provocando que, a largo plazo, la víctima vaya siendo excluida y aislada socialmente por el resto de compañeros, y mermando así su estabilidad psicológica.

En el bullying el acosador puede ser tanto una chica como un chico. Puede iniciarse a edades tempranas, a partir de los 7 años, y llegar hasta la adolescencia, sobre los 16 años. El bullying suele suceder en el centro escolar (aula, baños, patio, pasillos…), durante las actividades extraescolares, en los alrededores del colegio y de camino a casa.

Tipos de acoso escolar

El maltrato entre compañeros puede aparecer de forma muy diversa. Algunas de las conductas intimidatorias más comunes son:

  • Maltrato verbal: Insultos, motes, difamación de rumores o bulos, llamadas o mensajes ofensivos, lenguaje sexual indecente, reírse de él cuando se equivoca, acusarle de cosas que no ha dicho o hecho, contar mentiras sobre él, meterse con él por su forma de ser, burlarse de su apariencia física, chillarle o gritarle, criticar todo lo que hace, imitarle para burlarse, no dejarle hablar…
  • Intimidaciones psicológicas: Consisten en amenazas para provocar miedo, lograr algún objeto o dinero y también para obligar a hacer cosas contra su voluntad. Se trataría de chantaje y burlas públicas, pintadas, notas, cartas, mensajes a móviles y emails amenazantes. Gestos agresivos y groseros y demás estrategias.
  • Maltrato físico: Puede ser de forma directa como palizas, lesiones utilizando diferentes objetos, patadas, empujones, zancadillas, golpes, collejas. Y también de forma indirecta a través de daños materiales como el robo o destrozo de libros u objetos personales.
  • Aislamiento o exclusión social: Ignorar y no dirigir la palabra, impedir la participación con el resto del grupo, coaccionar a los demás compañeros para que no se relaciones con la víctima. Y en general, todo aquello que incite al aislamiento del agredido.
El acosador o acosadora

El alumno acosador normalmente vive en un ambiente donde se propicia la violencia (familia, escuela, barrio de residencia…) en el que aprenden las conductas negativas y violentas. Puede tener padres despreocupados, que no le muestren afecto, machistas, intolerantes o xenófobos, que hacen comentarios delante del niño y éste lo aprende y lo aplica a los demás. Muchas veces el acosador escolar es, al mismo tiempo, víctima en el ámbito familiar.

Los acosadores tienen algunos rasgos en común como son:
  • Comportamiento agresivo, desafiante e impulsivo. Temperamento fuerte y fácilmente irritable. Poco reflexivo. Falta de empatía y de autocontrol. Es autosuficiente y no suele mostrarse inseguro. Intolerante e impaciente. Antisocial. Negativo. Mal perdedor. Desobediente. Manipulador. Dominante. Bajo interés en la escuela. Pueden ser también racistas, xenófobos y sexistas…
No siempre los que ejercen el acoso escolar son tan conflictivos como podríamos imaginar. En ocasiones, el chico o chica puede ser hasta amigo de la víctima, pero cuando se une con otros amigos, comienza a burlarse de él. La presión del grupo de amigos, es extremadamente importante en estas edades.

La víctima

Los factores de riesgo para convertirse en víctima son los siguientes:
  • Personalidad insegura. Poca confianza en sí mismo. Incapacidad para defenderse solo. Baja autoestima. Vulnerable. Alto nivel de ansiedad. Carácter débil y sumiso. Introvertido, tímido. Con pocos amigos. Inmadurez para su edad. Suele estar sobreprotegido por la familia. Tendencia al aislamiento y resignación. Dificultad para hacer amistades. Dependencia. Vulnerables. Niños con necesidades educativas especiales…
Los observadores

Cuando se dan las agresiones en el acoso escolar, generalmente hay espectadores, ya que el agresor actúa con el propósito de que los compañeros vean lo que está haciendo y el poder que ejerce sobre su víctima. Su pretensión es ser popular y lo hace actuando como un chico duro.

En función de su forma de actuar los observadores pueden ser:
  • Ayudantes del agresor, que suelen ser sus amigos íntimos.
  • Espectadores que no acosan de manera directa, pero aprueban e incitan las agresiones.
  • Espectadores neutrales, que no quieren complicarse la vida, no reaccionan, callan y toleran.
  • Defensores que acaban apoyando y defendiendo a la víctima del acoso.
Muchos compañeros prefieren ponerse de parte del agresor para sentirse más fuertes, porque se divierten con lo que presencian, porque creen que protestando no conseguirán nada o porque tienen miedo de represalias por parte de los agresores.
.
Debemos enseñar a los hijos que si presencian actos de acoso escolar deben denunciarlo a un adulto de confianza (padres, profesores, compañeros) con la finalidad de evitar que la agresión continúe. Deben aprender también que no deben reírse o burlarse cuando agreden a un compañero ni animar a que eso suceda.

Fuente:
http://www.clubmadres.com


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top