José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: ¿Adicto al amor?
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Uno de los temores más grandes que tienen las personas que empiezan una relación de pareja, es que uno traicione al otro o que la relación ...
Uno de los temores más grandes que tienen las personas que empiezan una relación de pareja, es que uno traicione al otro o que la relación termine.

Este temor se desarrolla conforme pasan los días y los meses y se crea una dependencia entre ambos que se puede convertir algunas veces en obsesión.

El amor obsesivo es peligroso

Un amor obsesivo es tan peligroso como una adicción.

Un padre puede llegar a matar a sus propios hijos con la intención de vengarse de su pareja por haber sido engañado por ella.

Un adicto al amor pierde el sentido de su vida por la adicción enfermiza por la otra o el otro se transforma en su razón de vivir.

Estos apegos emocionales con comportamientos adictivos, en la relación de pareja traen sus raíces en problemas irresueltos de la infancia.

El problema viene de la infancia

Los que tienen problemas de adicción al amor han aprendido a relacionarse con sus padres de una manera muy disfuncional, desarrollando sentimientos de abandono, lo cual conlleva a problemas psicológicos de depresión, angustia, ansiedad, malestar, infelicidad, falta de concentración y otros desórdenes psicológicos.

En las relaciones adictivas no se puede romper el ciclo de la codependencia en la pareja aunque exista el maltrato y haya sufrimiento y no felicidad porque sin ese vínculo la persona co dependiente siente que se le acabó la vida.

El adicto al amor incurre en comportamientos irracionales desarrollando paranoia, lo cual los hace revisar los teléfonos de su pareja, revisar sus bolsillos o bolsos y buscar pistas en la computadora que los guíe para descubrir que sus sospechas son una realidad.

El temor al abandono

El pavor que sufre el adicto al amor a ser abandonado por su pareja es el que provoca la distorsión de sus sentimientos y a perder contacto con la realidad.

Una persona adicta al amor define el amor como un sinónimo de poseer, celar, controlar, dominar y estar pendiente de lo que su pareja hace las veinticuatro horas del día.

Una relación saludable de pareja implica la libertad que ambos gozan para que el amor crezca y se desarrolle.

Una relación sin esa libertad no tiene futuro.

La confianza y el amor deben ser recíprocos porque la esclavitud en el amor no funciona y dura muy poco.

Temor a la soledad

Muchas son las personas que le temen a la soledad y por eso se envuelven en relaciones asfixiantes y enfermizas, solo por el hecho de estar acompañados.

La pérdida de la relación que no tenía futuro hay que aceptarla porque cuando el amor se acaba no hay vuelta atrás.

De la relación se sale triunfante y sin rogar. El mendigar por amor aumenta el rechazo y la muerte de la relación se apresura.

Si es que había una mínima esperanza de que la relación continuara, el suplicarle al otro que vuelva es el veneno mortal que la mata definitivamente.

Cuando se acepta que la relación ha muerto, comienza la ilusión de que un nuevo amor algún día tocará a las puertas y dará la oportunidad de empezar otra vez.

La codependencia hace mas dificil la separacion

La separación de pareja es mucho más fácil cuando la codependencia no forma parte de la relación.

Si la separación forzosamente tiene que llegar, será menos dolorosa para dos personas que se amaron y respetaron mutuamente y vivieron una relación saludable sin privarse de su libertad.

Nada hay seguro en esta vida, las relaciones vienen y van.

Por eso es bueno disfrutar de la relación mientras todo esta bien.

En el momento que la relación se modifica y no permanece es mejor decir adiós como buenos amigos que continuar viviendo en una relación tóxica e insoportable.

Fuente: Psicologicamente hablando


About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top