José Luis Duarte Rivera José Luis Duarte Rivera Author
Title: Superar la trampa de la justificación
Author: José Luis Duarte Rivera
Rating 5 of 5 Des:
Las excusas son razones con las que justificamos, muchas veces, ciertos comportamientos, faltas o errores que cometemos. El verdadero probl...
Las excusas son razones con las que justificamos, muchas veces, ciertos comportamientos, faltas o errores que cometemos. El verdadero problema está en que habiendo reconocido que lo hicimos, no hagamos nada concreto para asumirlo, corregirlo y evitar repetirlo. 

Pero, las excusas, también pueden ser el fruto de un arrepentimiento verdadero, que representa nuestra disposición a reconocer, humildemente, el error que cometimos y, al mismo tiempo, nuestro compromiso y disposición para corregirlo y aprender de esta experiencia.

Muchas veces creamos excusas para sentirnos mejor con nosotros mismos, porque en el fondo sabemos que cometimos un error; o para cuidarnos, porque no nos atrevemos a decir que no sabemos, no podemos o nos da miedo; también, para hacernos perdonar por aquellos a los que hemos afectado o herido, de alguna manera, o para protegernos de algo que en un momento nos parece injusto o nos causa temor, evitando así el reto de asumirlo y tener que hacer algo al respecto.

En principio, las excusas nos alivian, pero pueden convertirse en un motivo de malestar cuando acabamos aceptando como verdades lo que, en realidad, no son más que pretextos para no tener que afrontar la responsabilidad de hacer algo concreto y positivo, para superar, resolver y transformar una situación difícil.

Socialmente adquieren una connotación negativa por que, usualmente, contienen engaños y medias verdades, expresadas sin ninguna conciencia del efecto que pueden causar. Las personas se cansan de nuestras excusas cuando tenemos una para cada error o falta que cometemos. Incluso, llega un momento en el que dejan de creer en nuestras promesas y compromisos de cambio, en vista de que seguimos cometiendo las mismas faltas, poniendo en riesgo la relación que mantenemos con ellas.

No podemos complacer y mantener contentos a todos a nuestro alrededor. Es importante que dejemos de buscar la aprobación y el reconocimiento de los demás y que comencemos a dar los pasos necesarios para ganar autonomía, estima y autoconfianza. Somos seres esencialmente programados, repetitivos; una vez que aprendemos a hacer algo, lo seguimos haciendo de la misma manera, una y otra vez, sin preguntarnos siquiera si existe una mejor forma de hacerlo o si vale la pena que lo sigamos haciendo. Por eso se nos hace tan difícil cambiar y hacer las cosas de una manera diferente.

Qué pasaría si en lugar de justificar la incapacidad y las limitaciones que nos llevan a permanecer estancados, comenzáramos a dar los pasos necesarios hacia el cambio que deseamos producir. Seguramente nuestra vida cambiaría. Pensar en lo sucedido, una y otra vez, tratando de imaginar la forma en la que debimos haber actuado sólo nos desgastará mental y físicamente, porque lo pasado ya no hay forma de cambiarlo.

Las excusas nos niegan la oportunidad de reflexionar sobre nuestro comportamiento, de crecer, cambiar y mejorar. Tomemos la decisión de atrevernos y de intentarlo hasta conseguirlo. Lo peor que puede pasar es ¡que aprendamos!

Maytte Sepúlveda

About Author

Advertisement

Publicar un comentario

 
Top